Inicio de las clases

La ilusión del inicio de un nuevo curso

Un año más, seguimos con otro curso aquí en Viesqueswood, preparados para adentrarnos un poco más en el mundo de la interpretación. Cada septiembre, como la vuelta al cole, nos preparamos para impartir nuestras clases de teatro y cine. La maquinaria se pone en marcha, y aunque no es hasta octubre cuando tenga lugar le inicio de las clases, hay que ponerlo todo a punto y cargar las pilas para lo que promete ser un nuevo curso lleno de sorpresas y emociones.

Las jornadas de puertas abiertas inauguraron la actividad de nuestra “sala negra”, el espacio escénico que acoge las clases, y son la bienvenida para los nuevos alumnos y para todo aquel que se sienta interesado por nuestra labor. Recibimos con los brazos abiertos a todo aquel que tenga la mente inquieta, quiera trabajar en equipo y se comprometa con el arte del espectáculo. Decir arte del espectáculo es mucho más que subirse a un escenario a recitar un texto, el teatro es entrega, pasión, paciencia, puntualidad, respeto a uno mismo y al compañero, es fallar y levantarse… Eso y mucho más; mucho por descubrir añadiría, eso es teatro. Y nosotros desde el primer día queremos trasmitirlo a todo aquel que venga a conocernos. Queremos que nuestras clases sean un oasis de tranquilidad y esperanza para escapar de la rutina y sorprenderse positivamente con todo lo que uno mismo puede lograr.

Como escuela queremos que nuestros alumnos saquen el mayor partido de sus habilidades, descubriendo lo mucho que pueden lograr simplemente si se lo plantean y tienen fuerza de voluntad. Queremos potenciar lo mejor de sí mismos y ayudarlos a descubrir aquellas facetas de su personalidad en las que pueden mejorar, además de servir de “empujoncito” para aquellas habilidades latentes con las que se sorprenderán. Por eso estamos deseando plantearles retos. Escogemos con mucho mimo las escenas y los textos dramáticos que se van a trabajar, teniendo en cuenta las características del grupo, el tiempo del que disponemos para desarrollar la actividad y la actualidad en la que vivimos, para que el desarrollo del trabajo sea lo más ameno y equitativo posible.

¿Cómo trabajamos?

Son varios los aspectos que barajamos a la hora de realizar el temario del curso; tenemos en cuenta que se trata de clases para pasárselo bien y divertirse, por lo tanto, en nuestras clases no faltan ni los juegos, ni las improvisaciones ni las obras de temáticas vivas y universales, de aventuras, de cuentos clásicos, de rabiosa actualidad… Argumentos cercanos que nos hablen de los sentimientos humanos, con un poco de sal y un poco de pimienta, drama y comedia, géneros capaces de encantar y motivar el trabajo de nuestros alumnos. Y también tenemos en cuenta el que nuestras clases puedan despertar las conciencias y los sentidos de nuestros alumnos, si la asistencia a las mismas despeja dudas o da fuerzas para afrontar el día a día y mejorar en ciertos ámbitos personales y profesionales nos sentiremos profundamente realizados.

Al final lo que se ve en las clases es técnica actoral y esta puede aplicarse no sólo al trabajo sobre una escena de una película o de una obra de teatro, sino que esperamos que forme parte de la vida y de los intereses del alumno., ayudándole a afrontar y a solucionar problemas o insuflándole un chorro de energía positiva para descubrirse a sí mismo sin miedos ni prejuicios.

Una de nuestras máximas es “no hay nada que esté mal hecho, lo único que se hace mal es el no hacer”. Con esto queremos animar a los alumnos a probar, a no quedarse con las ganas de hacer algo, si te lo guardas en la mente, no sólo no podrás compartirlo con los demás, sino que ni tú mismo podrás saber si funciona o te convence porque sólo podemos saber si algo funciona en teatro si lo probamos. Si nos dejemos llevar, guardando el respeto y el control en lo que hagamos, podremos descubrir si lo que pensamos y hacemos es algo genial.  La vida diaria ya nos pone suficientes limitaciones, por eso es bonito tener un espacio personal en el que permitir a la mente ser libre para crear y reflexionar, al cuerpo para vibrar y danzar y al corazón para emocionarse y latir a mil por hora.

Una vez arranquemos, la dinámica de las clases será un apasionante proceso que llevará a los alumnos a preparar, además de una variada colección de escenas de cine grabadas en vídeo y comentadas entre todos, dos obras de teatro. La primera se realiza en diciembre, todos los grupos tendrán la suya propia y podrán representarla frente a un entregado público. La siguiente se comienza a preparar a partir de enero y la fecha elegida para su estreno suele estar entre finales de mayo y finales de junio, según agendas, y será el colofón del curso. Nosotros valoramos el teatro como un arte que se entiende mejor si es representado ante un público, por ello, creemos que es el más adecuado broche final del curso y la mejor forma de cerrar un proceso educativo.

La emoción y los nervios del descubrimiento sólo serán finalmente asimilados si disfrutamos de esa fase práctica y de superación que supone actuar ante un público. Con las representaciones cerraremos un ciclo de desarrollo y descubrimiento personal del cual nos encanta ser maestros.

¡Conócenos!

Os animamos a que os paséis por nuestra sección de clases para saber más sobre los horarios y grupos de alumnos de nuestra escuela.

Desde Producciones Viesqueswood os invitamos a conocernos, a pasaros por nuestras clases de prueba, a inscribiros en nuestras clases regulares y talleres o a ser espectadores del trabajo que se realice bajo nuestras alas. Dejad que el arte del espectáculo entre en vuestras vidas porque eso es permitir que entren las capacidades de la reflexión, la crítica y la imaginación activa. Hay que sorprenderse y divertirse con lo que uno hace, que la vida es muy corta.

Comparte este contenido con tus amigos
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *